banner noalcubo

Actualidad

Imprimir

Frutas frescas en verano

Las frutas juegan un papel muy importante en el equilibrio de la dieta humana por sus cualidades nutritivas. Además, ahora contamos con una variedad en los mercados que antes sería impensable. 


 

Fruta es sinónimo de salud, veamos el por qué:



1. Su alto contenido de agua facilita la eliminación de toxinas de nuestro organismo y nos ayuda a mantenernos bien hidratados...



2. Su aporte de fibra, ayuda a regular la función de nuestro intestino y a evitar el estreñimiento. La fibra tiene un gran interés dietético ya que, además, posee efectos beneficiosos tanto en la prevención como en el tratamiento de ciertas enfermedades (exceso de colesterol, diabetes, obesidad, cálculos en la vesícula biliar, hemorroides y venas varicosas, divertículos, cáncer de colon y úlcera).



3. Son fuente casi exclusiva de vitamina C. Los expertos en nutrición recomiendan tomar entre tres a cinco piezas de fruta al día, procurando que una de ellas sea rica en vitamina C (cítricos, kiwi, melón, fresas, tropicales...).



4. Contiene antioxidantes que protegen frente a enfermedades relacionadas con la degeneración del sistema nervioso, enfermedades cardiovasculares e incluso el cáncer. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado en los últimos años los resultados de diversos estudios de investigación que ponen de manifiesto los efectos anticancerígenos de frutas y verduras. 

5. Apenas tienen grasa. La cantidad de grasa que presentan la mayoría de frutas es inapreciable, salvo para el aguacate y el coco (con grasa mayoritariamente saturada).


Disfrútalas en cualquier época del año. Y aprovéchate en cada momento de las propias de cada estación, ya que están en su mejor momento. Aquí te ofrecemos algunos ejemplos de distintos tipos de frutas de la temporada de verano y su contenido calórico por cada 100 gramos de porción comestible:

 

 

FRUTAS FRESCAS
Pera
46´4 kcal
Plátano 85´2 kcal
Cerezas 58´3 kcal
Piña 46 kcal
Limón 40´2 kcal
Albaricoque 39´7 kcal
Melocotón 37 kcal
Arándano 30´1 kcal
Naranja 36´6 kcal
Sandía 20´3 kcal
Lima 6 kcal


 

FRUTAS TROPICALES
Papaya 26´5 kcal
Guayaba 33 kcal
Kiwi 54´2 kcal
Mango 60´3 kcal
Aguacate 134´3 kcal
Coco 351 kcal

   
 

FRUTAS DESECADAS
Ciruelas pasas 163´2 kcal
Melocotón desecado 219´5 kcal
Dátiles 227´1 kcal
Higos desecados 227´2 kcal
Orejones albaricoque 234´4 kcal
Uvas pasas 263´9 kcal


Como habrás podido comprobar las frutas no suponen un incremento calórico importante en una dieta equilibrada y sí destacamos su relevancia en cuanto a sus beneficios saludables por su contenido en vitaminas, minerales, fibras y agua. Respecto a la elevada proporción calórica de las frutas desecadas lo aconsejable es consumirlas de forma moderada. Y como cualquier tipo de alimento, aumentaría el peso si las comiéramos en exceso y si las preparamos de manera inconveniente.

Las frutas son una dulce golosina. Las frutas tienen un agradable sabor dulce puesto que contienen azúcares (fructosa, glucosa, sacarosa…). ¡Aprovéchalo y saboréalas al natural y sin necesidad de endulzarlas con azúcar u otros edulcorantes! Además, recuerda que constituyen un buen tentempié a cualquier hora. De hecho, puedes incluirlas para completar el desayuno, como parte del almuerzo y de la merienda, y tanto antes como después de las comidas...

En cuanto a los niños aprenden por imitación, por lo que has de practicar con el ejemplo. Si ellos ven que disfrutas comiendo estos alimentos y les explicas sus beneficios y su importancia -para crecer, desarrollarse, sentirse mejor, etc.-, haciéndoles partícipes de las tareas de compra y en su preparación, puede que sea más fácil que los incluyan en la dieta sin tantas protestas. En casa no ha de faltar por tanto un buen frutero que deje ver la atractiva variedad de colores, formas y sabores de las frutas.