banner noalcubo

Actualidad

Imprimir

Día Mundial de la Alimentación

El próximo domingo, 16 de octubre, se celebra el Día Mundial de la Alimentación. Este año el tema escogido por la FAO es: LOS PRECIOS DE LOS ALIMENTOS: DE LA CRISIS A LA ESTABILIDAD. Con este tema la FAO quiere llamar la atención ante la situación de volatilidad en la que viven los precios de los alimentos y la necesidad de pasar de la “crisis” a la “estabilidad”, a través del análisis de las causas de la variación de los precios de los alimentos y tomar las medidas necesarias para reducir las repercusiones de esta “volatilidad” en las poblaciones más vulnerable. Lee el comunicado completo de CECU.

tomates

Según datos de la FAO, entre 2005 y 2008 los precios mundiales de los alimentos básicos alcanzaron sus máximos valores en 30 años. Mientras los economistas creen que es probable que los altibajos de los precios experimentados desde 2006 se repitan en los próximos años y la volatilidad de los precios de los alimentos sea una constante, en más de 20 países se han registrado disturbios relacionados con los alimentos.

Las variaciones drásticas de los precios de los alimentos básicos afectan especialmente a la población más pobre: entre 2010 y 2011 esta circunstancia ha llevado a la pobreza extrema a cerca de 70 millones de personas. Los agricultores también se ven perjudicados porque necesitan saber los precios que conseguirán sus cultivos en el momento de la cosecha cuando aún faltan meses para ello. Si es probable que consigan precios elevados, plantarán más; si  prevén que los precios serán bajos plantarán menos y reducirán costes.

Frente a este proceso de especulación sobre los alimentos básicos, CECU considera que es imperativo poner sobre la mesa iniciativas como la Declaración de Nyéleni, a través de la cual se busca una equidad en el acceso a los alimentos, respetando el medio ambiente así como la garantía de la Soberanía Alimentaria de los pueblos.

La Soberanía Alimentaria es tanto el derecho de los pueblos a alimentos nutritivos, culturalmente adecuados, accesibles y producidos de forma sostenible y ecológica, como su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo. Este sistema pone a aquellos que producen, distribuyen y consumen alimentos en el corazón de los sistemas y políticas alimentarias, por encima de las exigencias de los mercados y de las empresas, luchando contra el comercio libre y corporativo y el régimen alimentario actual que deja sin recursos a millones de personas. La soberanía alimentaria promueve el comercio transparente, que garantiza ingresos dignos para todos los pueblos, y los derechos de los consumidores para controlar su propia alimentación y nutrición. Además, supone el establecimiento de nuevas relaciones sociales libres de opresión y desigualdades entre los hombres y mujeres, pueblos, grupos raciales, clases sociales y generaciones y CECU considera que es el horizonte al que hay que aspirar para solucionar el problema de la alimentación en todo el mundo.