banner noalcubo

Actualidad

Imprimir

Dieta saludable

No existe la dieta milagrosa para bajar de peso:
comer sano y hacer ejercicio es la clave

 

Una vez finalizado el periodo navideño empiezan las preocupaciones para intentar bajar de peso y olvidarse de los kilos de más. La huella que dejan las navidades es sin duda notable en nuestro cuerpo, el estómago se resiente, acumulamos toxinas, enfrentamos diversas resacas, disminuimos nuestras horas de sueño y aumentamos algún que otro kilo.

Por esta razón, no resulta extraño escuchar que dentro de los principales deseos para iniciar el año está el ponerse a dieta para bajar de peso, ¿pero realmente cuántos logran este propósito? Si la estadística fuera dada a conocer al mes de haber formulado el deseo sabríamos que más del 90 por ciento no logrará su cometido.

 

Expertos nutricionistas aseguran que el fracaso en este propósito se debe a que las personas esperan encontrar una dieta mágica que les ayude a bajar de peso en el menor tiempo posible.

Dietas como: la dieta de la alcachofa, sopa de cebolla, sopa de tomate, dieta de la piña o dieta del espárrago entre otras, se ponen de moda principalmente entre la población femenina, pero ninguna dará un verdadero resultado y, por el contrario, pueden provocar una descompensación de alimentos y nutrientes en el organismo que termine por acarrear otro tipo de afectaciones a quien las realiza.

 

Es de suma importancia destacar que recuperarte de los excesos de las navidades no es cuestión de magia sino de esfuerzo. El objetivo no sólo debe ser bajar los kilos extras que has cogido, sino limpiar tu cuerpo, eliminando toxinas y sobretodo aprovechar este momento para adoptar buenos hábitos alimenticios, no por un mes ni dos, sino durante todo el año.

La mayoría sabe que el pollo frito, el helado y las patatas fritas no son buenos para nuestro cuerpo. Elegir la comida correcta y una buena rutina de ejercicio diario será lo que nos aporte la clave para controlar las grasas, los niveles de colesterol y proteger nuestros cuerpos de las enfermedades.

Debemos ser cuidadosos con la comida que ingerimos. Ciertos alimentos, como el chocolate, por ejemplo, tienen efectos opiáceos leves que pueden volverse adictivos. Es necesario resistir la tentación, eligiendo en cambio comida como cereales y verduras que mantienen el azúcar estable a lo largo del día y reducen el hambre durante horas.

Consumir sólo productos “light” tampoco es la solución pues, aunque estos contienen un 30% menos de calorías, grasas, sodio y azúcares en comparación con los normales, abusar en el consumo de los mismos podría ser un detonante de hipertensión, desórdenes gástricos o afectaciones en el sistema renal.

Cambiar nuestros hábitos alimenticios es más eficaz de lo que la mayoría de nosotros imaginamos: si lo hacemos de la forma correcta, podemos lograr nuestro objetivo de perder peso y volvernos realmente saludables.

 

Claves para cuidarte

 

1. Come poca carne roja. Sustitúyela por pescado, más digestivo. Si no te gusta, elige pavo, pollo o aves antes que embutidos, cerdo o cordero, más indigestos y con más toxinas. 

2. Aligera las cenas. Aunque no hagas cenas copiosas, mima tu estómago y no te vayas a la cama inmediatamente después de cenar. Deja pasar al menos dos horas y, si puedes, da un paseo, también te ayudará a quemar calorías.

3. Toma infusiones. Purifican, limpian y ayudan a hacer la digestión: manzanilla, diente de león, poleo-menta o anís. 

4. Bebe mucha agua. Tu organismo y tu piel necesitan hidratarse desde dentro para estar en perfecto estado. Intenta sustituir el café (que aumenta la deshidratación) por infusiones. 

5. No abuses de los digestivos. Aunque puedan aliviarte tras una mala digestión, el bicarbonato, las sales de frutas y los antiácidos son poco recomendables y pueden tener efectos secundarios. 

6. El ejercicio es indispensable. Si quieres llevar una vida más sana, empieza por dejar de ser una persona sedentaria. Hacer ejercicio te ayudará a eliminar antes los kilos que hayas cogido en Navidad. Pero, sobre todo, reportará enormes beneficios a tu salud.