banner noalcubo

Actualidad

Imprimir

El consumo responsable, la mejor opción

Por consumo responsable, entendemos la elección de productos no solo en base a su calidad/precio, sino también teniendo en cuenta la calidad social de su forma de producción y la conducta de las empresas que nos los ofrecen.

 

Esta afirmación está basada en dos argumentos fundamentales:

  1. Que detrás de los productos de consumo se esconden problemas de alcance planetario y de naturaleza social, política y ambiental
  2. Que los consumidores pueden inducir a modificaciones en las conductas de las empresas mediante la elección en su compra, contribuyendo de esta manera a hacer del consumo un motor de justicia social y equilibrio ambiental

Como consumidores, somos el útlimo eslabón del sistema económico, pero sin embargo, el más importante, porque además de PODER DE ELECCIÓN tenemos la RESPONSABILIDAD de respaldar solo aquellos productos, bienes y servicios que sigan los criterios que nosotros creemos más justos. Con nuestra forma de consumir podemos influir en la marcha de la economía y del mundo de una forma directa. El consumo consciente y responsable, orientado al fomento de actividades satisfactorias para la naturaleza y las personas es una gran contribución y un decisivo instrumento de presión frente al mercado.

 

El concepto de consumo responsable, podría sintetizarse en tres bloques:

  1. Consumo ético: en el que se introduzcan valores como una variable importante a la hora de consumir (incluyendo aspectos de Responsabilidad Social Corporativa)
  2. Consumo ecológico: que incluye las tres famosas erres (Reducir, reutilizar, reciclar) y en el que se incluyen aspectos tan importantes como la agricultura y la ganadería ecológico
  3. Consumo social y solidario: en el que hay que incluir con nombre propio los productos de Comercio Justo