Imprimir

Vuelven los envases retornables

. Posted in Artículos

El Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) ha demostrado su eficacia para solucionar en parte el problema de la recuperación de los envases de bebidas en 34 países. Dicho sistema consiste en pagar un depósito al comprar la bebida y recuperarlo al devolver el envase, una práctica corriente hasta hace muy poco en España.

botellas

En el mercado español entran a diario 51 millones de envases de bebidas en forma de latas, briks, botellas de plástico y cristal. De ellos, se calcula que sólo el 30% acaban en el contenedor amarillo. Es decir 18.000 millones anuales, de los que apenas se recupera una pequeña parte en el contenedor amarillo.

Con el SDDR, el consumidor paga 25 céntimos de euro cuando compra cada bebida y luego recupera dicha cantidad con la devolución del envase vacío en cualquier establecimiento. De esta manera, se aplica la premisa de “quien contamina paga” además de eliminar basura de las calles.

El SDDR asegura la recuperación del 98% de los envases, que se convierten en nueva materia prima de alta calidad – plástico, metal y vidrio - con valor de mercado y cuyo aprovechamiento requiere un menor esfuerzo energético y ambiental. Otra de las ventajas es que el coste del sistema recae en el productor y no en el contribuyente.

Ecologistas en Acción colabora con la asociación Retorna en su empeño por volver a implantar el SDDR y ha solicitado al Ministerio de Medio Ambiente que tenga en cuenta este sistema en la nueva Ley de Residuos que está elaborando.

De momento, en Pamplona ya se ha instalado una máquina separadora de envases en la que el consumidor recibe a cambio de los envases vacíos un ticket que se puede canjear por entradas de cine. También Barcelona, Tenerife y varios ayuntamientos de Mallorca han mostrado su apoyo al SDDR.

Ecologistas en Acción sin embargo, recuerda que un consumo sostenible debe basarse en la reducción y la prevención de los residuos, así como en la reutilización más que en el reciclaje. Los esfuerzos de la asociación Retorna contemplan implantar los envases reutilizables en una segunda fase.

El objetivo es que en España haya un centro de control que gestione los depósitos. Vendería los envases para hacer nuevas botellas, latas y briks. Con ese dinero y el de los consumidores que no reciclan, el centro de control pagaría al comercio los 25 céntimos por unidad más una pequeña comisión para amortizar los gastos de la inversión en el sistema de recuperación, e incluso hacer ganancia.